Elegancia sobre la mesa

Jarrones de cristal, arreglos florales y frutales, candelabros, velas: sin duda, elementos indispensables a la hora de brindar vida a cualquier decoración. Y es que son ellos, dispuestos al centro de la mesa, protagonistas innegables de bodas, quinces, cenas románticas o de negocios. Son, en definitiva, el acabado ideal para aquellas celebraciones que pretenden ofrecer elegancia y confort, con una mesa bien servida.

……………………………………………………

El centro de mesa es un elemento primordial en la ornamentación de eventos de cualquier naturaleza. En combinación con la vajilla, la mantelería y demás componentes, el centro tiene por objetivo mejorar no solo la estética de la mesa, sino la de todo el entorno, siendo capaz de aportar personalidad a la celebración, pues muestra el estilo de los anfitriones o su contenido temático.

Mas para lograr un decorado exitoso los centros deben cumplir ciertas normas, como por ejemplo: No deben ser muy altos o voluminosos para no interferir en la vista o la conversación de los comensales; y su tamaño y forma han de ser proporcionales a los de la mesa, por lo que se recomiendan los de constitución alargada para las rectangulares y los esféricos para las redondas.

En ocasiones el tamaño de la mesa demanda más de un adorno central, en cuyo caso se tendrá el cuidado de dejar los espacios mínimos necesarios para los servicios de los invitados.

Otra cuestión importante es que estos ornamentos deben recibir y despedir a los asistentes, por lo que se considera de mal gusto retirarlos antes de que concluya el evento, pues rompería con la armonía general de la decoración.

Centros de flores para bodas

Debido a la belleza, alegría y elegancia que aportan, las flores constituyen el elemento más recurrido a la hora de elegir el centro de mesa ideal para cualquier festividad. Mas es en las recepciones de casamiento donde estos arreglos floridos se han convertido en casi insustituibles.

Sin embargo, de acuerdo con su diversidad, se debe tener especial cuidado al escoger las especies más apropiadas según el tipo de salón, horas del día o época del año, pues quizá las más acordes a una fiesta de día en un jardín o en la playa, no lo sean en una celebración de noche en un salón.

El estilo de la boda (clásico, moderno, campestre, vintage, ecológico) influirá también en el tipo de arreglo floral y los colores a utilizar, además de determinar los recipientes y accesorios adecuados para dichos centros de mesa.

Se recomienda, por lo tanto, conseguir el asesoramiento de un profesional, pues además de guiar a los novios en la búsqueda de un hermoso arreglo, los dotará de herramientas básicas para una elección más exitosa. Tanto un florista como un organizador de eventos estarán capacitados para orientarlos acerca de cómo escoger flores de temporada para que resulte más fácil y menos costoso encontrarlas, o programar el enlace matrimonial para las estaciones de las flores de su preferencia.

Asimismo, podrían explicarles que las flores a utilizar no deben desprender aromas que molesten o se confundan con los de la comida, y que su colocación no será hasta el último momento antes del inicio de la fiesta, para que no se marchiten o pierdan la frescura.

Otro detalle de significación será el de los colores, que deberán ir a tono con la gama cromática escogida para el decorado, en busca de equilibrio y uniformidad, e incluso, podrían combinarse con el ramo de la novia.

Centros de mesa para bodas vintage

Muy de moda en la actualidad, las bodas al estilo vintage muestran gran creatividad si de centros de mesa se trata. Atendiendo a la época elegida como hilo conductor del evento, es muy común el uso de objetos alegóricos o jarrones para las flores, fabricados fundamentalmente de materiales como estaño, plata, madera o telas.

Luego de seleccionar los colores adecuados (naranja, marrón, rojo o amarillo para otoño, blanco y colores chic en invierno y tonos pastel para primavera o verano, principalmente), son frecuentes las composiciones florales dentro de contenedores vintage tales como teteras, jarras antiguas, regaderas, latas o vasos, de conjunto con vajilla y cubertería de la época escogida.

Centros de mesa para bodas en la playa

Las bodas en la playa y de temática marina se han vuelto también muy frecuentes debido a las amplias posibilidades que este ambiente natural ofrece, no solo por la belleza que aporta a la fotografía una romántica puesta de sol como fondo a la celebración de las nupcias, sino por la accesibilidad a materiales que podrán emplearse para crear los centros de mesa más originales.

Existen muchas variantes, como por ejemplo recipientes de cristal llenos de agua, complementados con conchas de diferentes formas, caracolas o arena en el fondo. Por si solos, estos centros ya quedarían hermosos, pero si se desea se les puede agregar, además, algún detalle floral sencillo o ramas y palillos de plantas que crezcan en los alrededores. Otra variante es colocar los recipientes de vidrio encima de tules color azul celeste para simular el mar.

Centros de mesa para bodas con velas

Las velas, con su capacidad de brindar intimidad y romanticismo a cualquier festividad, son elementos decorativos muy utilizados como centro de mesa en las bodas o como complemento del mismo, junto a otros materiales de fácil combinación.

Se pueden usar encendidas si forman parte de la iluminación del lugar de la fiesta, y si no lo hacen, se suelen encender para resaltar momentos importantes de la velada, como la entrada de los novios al salón de recepciones.

Existen muchísimas maneras de usar velas en los centros de mesa. Por ejemplo, se les puede combinar en diferente color, altura y grosor, en dependencia del decorador y de las preferencias de los novios. También combinar con flores o hacerlas flotar en jarrones con agua.

……………………………………………………

Aquellos más creativos tendrán ante sí la posibilidad de diseñar y quizá conformar sus propios centros de mesa e imprimir de lleno un sello mucho más personal a la boda. Por otro lado, los que se decidan por el asesoramiento profesional, contaran con la accesibilidad a utensilios y materiales que quizá por su cuenta no hubiesen podido encontrar. Cualquier opción será válida, siempre que se piense en la forma de aportar un estilo propio a todo el decorado. La imaginación es el límite.

“Su satisfacción y la de sus invitados
nuestra mejor recomendación.”